Publicidad online vs. Publicidad offline

Publicada en Publicada en Campañas de Publicidad, Web Marketing

Cuando una actividad comercial decide anunciarse en el mercado para mejorar sus resultados económicos, inicia el dilema sobre cuál será el instrumento publicitario más eficaz y rentable para alcanzar el número más alto de potenciales clientes.  

En esta clásica situación, la mayoría de los empresarios y profesionales no tienen las ideas claras y en muchos casos terminan por tirar dinero en publicidades inútiles, sin lograr resultados tangibles.  

Posteriormente, afirmarán que a ellos la publicidad no les ha funcionado y probablemente culpen a la coyuntura económica negativa. 

 Entonces, ¿cuáles son los parámetros que determinan el éxito o el fracaso y la rentabilidad de una campaña publicitaria? Y sobre todo, ¿cuáles son las diferencias más importantes entre la publicidad tradicional offline y la publicidad online para entender dónde es más conveniente invertir? 

Iniciamos con la inversión publicitaria offline tradicional más utilizada en los casos precedentemente citados: 

  • Cartel publicitario;  
  • Pancarta; 
  • Revista local;  
  • Radio; 
  • Rotulación en auto/bus.     

 Todos estos medios publicitarios tienen algo en común muy negativo:  La total imposibilidad de segmentar el público objetivo al cual mostrar el mensaje publicitario, ni de medir y ajustar todos los indicadores de análisis de marketing y ventas que determinan los resultados de una campaña publicitaria.  

En consecuencia:  

  • Resulta imposible segmentar un público objetivo para poder elegir la tipología de clientes interesados en nuestro producto o servicio. (edad, nacionalidad, idioma, lugar, intereses, costumbres, situación familiar, estudios, nivel socioeconómico, etc.)
  • Resulta imposible calcular el número de clientes totales a quienes llegará este tipo de publicidad. 
  • Jamás sabremos que tipología de clientes ha sido alcanzada realmente con esta publicidad y eventualmente que perfil de cliente estuvo interesado en ella.  
  • Jamás sabremos el número de clientes interesados ni cuántos de ellos tomaran alguna acción en concreto. 
  • Jamás sabremos cuántos clientes potenciales que han entrado en contacto con nuestra campaña publicitaria ha finalmente comprado nuestro producto o servicio.
  • Jamás podremos volver a contactar y fidelizar a esos clientes que han comprado o tomado alguna acción en relación a nuestra publicidad.  
  • Jamás sabremos si nuestro mensaje le gustará al público o no. 
  • Jamás sabremos si el retorno publicitario a nivel de ventas o notoriedad ha sido viable, ni si convendrá seguir invirtiendo o no.  
  • Jamás podremos ajustar ni mejorar una campaña publicitaria al desconocer cualquier tipo de parámetros de análisis de segmentación y resultados.  

En resumen, con esta forma de publicidad estamos disparando a ciegas esperando que alguien caiga de manera totalmente fortuita. 

A este punto surge siempre una pregunta: Entonces ¿por qué motivo las grandes empresas compran espacios en pancartas, periódicos o autobús    

Porque las grandes empresas funcionan de forma totalmente distinta respecto a las PYMES. Estas establecen un presupuesto publicitario anual que alcanza millones de euros que no resta recursos a la operatividad de la empresa. En consecuencia, deciden cubrir todos los canales publicitarios a pesar de que una parte ellos no se puedan medir para determinar los resultados. En caso que falle un medio publicitario, probablemente habrá otro que compensará el resultado general y en cualquier caso también pueden permitirse un margen de error muy amplio. 

¿Pero qué le ocurre a las PYMES en el momento que deben planificar una campaña publicitaria de crecimiento? 

En estos casos, muy pocas veces hay un presupuesto publicitario disponible y definido. Lo más probable es que se utilice una parte del dinero de la caja destinado a los gastos de gestión de la actividad. Además, con un presupuesto limitado solo será posible elegir un canal de comunicación o máximo dos.  

De esta forma, para poder obtener un retorno de la inversión publicitaria, el margen de error debe ser reducido al mínimo y por este motivo se debe elegir un canal de comunicación donde podamos planificar, segmentar, medir y analizar todos los indicadores de análisis de marketing y ventas de una campaña publicitaria para tener así un total control sobre ella.  

Aquí es precisamente donde el Marketing online ha prácticamente revolucionado la forma de hacer publicidad y donde ha ganado el partido en contra del viejo marketing tradicional:  

El Marketing online nos permite planificar y elegir quién ve el mensaje publicitario según nuestro público objetivo, nos permite medir todas y cada una de las interacciones de los usuarios con nuestro mensaje. Podemos saber desde dónde ha llegado el usuario y las acciones que ha tomado en concreto, también si ha comprado y que ha comprado. Podremos posteriormente volver a contactarlo y fidelizarlo. Podremos saber cuál mensaje publicitario ha gustado más, qué opinan los clientes de nuestra oferta, y mucho más indicadores de marketing y ventas que resultaría imposible explicar aquí.

En consecuencia, podremos ajustar y afinar nuestra campaña gracias a la lectura de todos estos indicadores, que nos guiarán en la optimización de lo que hicimos bien o la exclusión de lo que hicimos mal. Además, podremos calcular el retorno de la inversión por cada euro invertido. Como resultado, tendremos un total control de nuestra campaña y en cualquier momento sabremos lo que está produciendo y si nos conviene desactivarla o no.  

Resulta obvio que un empresario o profesional que haya entendido todo esto, jamás decidirá anunciarse en un periódico local o en un cartel, a sabiendas que no tendrá control alguno sobre este tipo de campañas.

Resulta igualmente obvio que, para poder obtener resultados tangibles, una campaña publicitaria online debe ser planeada, organizada y gestionada por profesionales con amplia experiencia y titulados en el sector web marketing, dejando a un lado todas las nefastas soluciones caseras de “ahorro” ofrecidas por personas que creen que saber manejar un perfil personal de Facebook o haber hecho un cursillo de formación, les permitirá manejar una campaña de marketing online así de fácil. Igualmente, al utilizar el otro popular método ‘HÁGALO USTED MISMO’  el resultado será un rotundo fracaso con la pérdida total del dinero invertido y el deterioro de la imagen profesional de la empresa.

En resumen, si la publicidad online es creada y gestionada por verdaderos profesionales del sector, siempre le ganará el partido por goleada a la publicidad offline tradicional. 

Infórmese como podemos ayudarle, puede solicitar una primera consulta GRATUITA por medio de nuestro formulario de contacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *